Crónica de Almería: un concierto con grandes sorpresas

Son las ocho de la tarde de un caluroso sábado de agosto. A las puertas del Palacio de Deportes del Mediterráneo hay apenas una veintena de personas que aguarda pacientemente a que se abran las puertas del recinto. Es el primer día de la feria y, aunque los almerienses aún no lo sepan, sus fiestas patronales van a arrancar con unos de los conciertos más largos hasta la fecha de la gira Hacia lo salvaje. Un setlist de 26 canciones con un par de sorpresas va a tener la culpa. No van a ser muchos, eso sí, los que lo disfruten, porque la entrada del coliseo almeriense va a ser más bien pobre. Cero apreturas, gradas vacías y mucha holgura en las primeras filas para disfrutar de la segunda visita de los maños a la capital en lo que va de año. Dicen que la capacidad del recinto es de cinco mil personas; los medios locales cifrarán el número de asistentes alrededor de los dos mil… y probablemente sean generosos. La culpa seguramente haya que echársela al consistorio local y su decisión de fijar precios populares a las entradas (25 euros + gastos de distribución). Una pena. Los que sí están, eso sí, han ido con ganas y como premio se van a llevar algo que hasta ahora, ninguna otra parada de la gira ha presenciado, así que algo es algo.

La cita almeriense sigue en lo esencial el esquema que viene acompañando a Eva y Juan por las carreteras del país desde hace muchos meses. 24 canciones fijas que han generado más de una broma entre los más fieles y que deben andar ya grabadas a fuego a los pies de los cinco músicos. O tal vez sólo plastificadas. Pero vayamos al lío y dejemos las valoraciones mejor para el final.

Con apenas cinco minutos de retraso, caen las luces, suena la Velvet y el público reacciona con gritos y aplausos, que ganan en intensidad cuando, un par de minutos después, los cinco músicos se plantan sobre las tablas. Chris, Toni, Jaime, Juan, Eva; todos en posición, pequeña introducción instrumental y ponemos rumbo Hacia lo salvaje. Arranque equilibrado, con la energía de dos temas nuevos – al que da nombre al último álbum de la banda le sigue Esperando un resplandor – y la gran ejecución de Un día más – que a estas alturas sigue pareciendo una gran desconocida para buena parte del público que puebla los conciertos de los maños -, encajada entre dos de los grandes hits, El universo sobre mí y Moriría por vos. Y – aunque la temperatura en el pabellón ya es bastante alta – con eso termina de caldearse el ambiente. Ellos parecen ya bien metidos en materia y el público en buenas condiciones para afrontar las casi dos horas de concierto que aún quedan.

Lo anuncia Eva, como ha hecho cada noche de concierto en los últimos diez meses: sonarán todos los temas del nuevo disco y unas cuantas de las antiguas. Y siguen desmenuzando canciones. Y de nuevo suena como un auténtico tiro Hoy es el principio del final – ¡qué joya, oigan! -; y volvemos a constatar que Estrella de mar es una de las canciones del repertorio de Amaral que mejor ha sobrevivido al paso del tiempo – que no nos olvidemos, ha pasado ya una década desde que el tercer álbum de estudio de los maños reventase las listas de éxitos -, que se vuelve energía pura en directo y desemboca en locura cuando Eva se convierte en una india frente al micrófono mientras Juan a la guitarra tira de distorsión.

Poco a poco llegamos al ecuador del concierto y esta noche, igual que una semana atrás en Candeleda, ese hueco que en muchas ocasiones Juan y Eva han reservado para estar ellos solos, al frente del escenario, sin más acompañamiento que sus guitarras acústicas, se lo regalan a una de las grandes damas de la canción. Rogaciano, el huapanguero, una de esas canciones que Chavela Vargas solía cantar, es el tributo de los maños a la Chamana; el que estaban grabando en su estudio justo cuando les llegó la noticia de su fallecimiento. Y se convierte, automáticamente, en uno de los grandes momentos de la noche. Nó sólo por la novedad; también – o mejor sobre todo – por el sonido triste que arrancan a sus guitarras, por los matices de la voz de Eva, por ese grito final, desgarrado, desgarrador.

Es una de las dos salidas de guión que nos brindan en la noche almeriense. Para la segunda, no obstante, aún toca esperar unos minutos. Antes toca retomar la senda habitual. Eva se va a sentar al borde del escenario mientras Juan y Jaime se baten en un duelo de guitarras para recordarnos a todos las ganas de asaltar la caja fuerte de un banco; llegarán los ecos del Surmenage, el karaoke colectivo en Cómo hablar y el recuerdo a doña Carmen en Olvido. Y tras esos coros masivos que Eva – innecesariamente – ensaya con el público almeriense, llega, por fin, la segunda sorpresa. Juan coge el bouzouki, Eva la acústica, Jaime un ukelele. Y se acuerdan ,e la Creedence Clearwater Revival y ese temazo que es Have you ever seen the rain?, y que es de lo que mejor suena en toda la noche – o quizás hablan las ganas de novedad, que, por mucho que intentemos contenerlas, se nos escapan -. De ahí a la magistral En sólo un segundo y a la primera despedida.

Para la traca final, lo de siempre: de Kamikaze a Sin ti no soy nada y, finalmente, a esa Revolución que cada vez suena más guerrera, en la que Eva pasa del canto al grito en instantes y a la que con la inclusión de unos cuantos versos de los Héroes de Bowie le han dado una vuelta de tuerca más.

Última despedida en falso y al regresar, casi dos horas y cuarto después, marcan el final de la velada meciéndonos con la marea. Les queda, eso sí, un último gesto. Porque cuando dejan de sonar los instrumentos esta noche no nos invade Henri Mancini. No. En una noche de tributos, a Eva y Juan les queda uno más: se marchan del escenario regalándole un guiño de despedida a otro de esos grandes que ha elegido este verano para marcharse. Y así, Eva sale del escenario al ritmo de Curro Jiménez, bailándole su adiós a Sancho Gracia.

Y entonces ya sí. Vuelven Moon River y las luces y otra noche de concierto toca a su fin. Una de las pocas que ya le quedan a esta gira. Y nos quedamos con sensación de fin de curso; sí, aún hay citas, pero han pasado los meses y, como al final del año escolar, la evaluación se hace casi inevitable. Y el sabor es un tanto agridulce. Dulce, porque la banda ha recorrido mucho camino desde aquel debut en Biarritz, desde el paseo arandino, desde las cinco noches consecutivas de cierzo; porque salen enchufados, muy metidos y derrochan energía. Agrio, porque como ya sucediese en Zaragoza, siguen dejando la sensación del alumno aventajado que aún puede dar un paso más pero que, por alguna razón, no termina de echar el pie hacia delante. Porque llevan diez meses construyendo conciertos en torno a las mismas 24 canciones. Porque con el gato y el dragón nos regalaron una evolución sobresaliente en el casi año y medio que pasaron sobre las tablas. Porque dejaron noches memorables para el recuerdo, de las de diez. Porque pienso en la magia de Luna Lunera, en el directo que dejaron para la posteridad, en los sendos finales de gira: en Zaragoza y, sobre todo, en aquella cita final en Madrid. Y sigo esperando una noche igual. Aún hay tiempo.

Texto, fotos y vídeos: Cristina Moreno.

Share Button

3 comentarios a Crónica de Almería: un concierto con grandes sorpresas

  1. Jorge dice:

    Gran crónica.

  2. Roberto dice:

    Excelente crónica! Como almeriense, amante de la música en directo y seguidor de Amaral, yo quería añadir algo más a esta excelente crónica. Es referente al lugar elegido. Este pabellón está en el triste ranking de los que peor acústica presentan para los conciertos. El propio técnico de sonido asi lo expresaba con gestos negativos cuando le preguntabamos.Este hecho recurrente concierto tras concierto no es tenido en cuenta por los politicos almerienses.
    Comparandolo con el concierto bestial y maravilloso, inolvidable y lleno, q Amaral dió meses antes en la misma Almeria pero en el auditorio, los organizadores deberian haber apostado por repetir ese recinto. Pero bueno, a pesar del sonido como siempre ellos estuvieron matricula de honor como siempre. Ojalá grabaran dvd y cd de esta gira porque es grandiosa. Si los fans nos movemos en ese sentido quizas consigamos convencerlos. ;-) Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>